8 Enfoques para desarrollar tu inteligencia

Comparte este artículo

La teoría de las inteligencias múltiples y su aplicación al desarrollo de nuestro máximo potencial

El éxito académico se ha asociado tradicionalmente con la prosperidad en la vida, siempre relacionado con los cánones occidentales de prestigio, economía, patrimonio y modelo de familia estándar. Era mucho más sencillo que un arquitecto fuese más solvente y estable económicamente que su vecino humano sin estudios superiores.

Para bien o para mal este paradigma se ha visto tremendamente agitado durante las dos primeras décadas de nuestro siglo, hoy en día no es extraño encontrar personas con estudios superiores trabajando en otros sectores que no los requieren; fundadores de prestigiosas empresas que no acabaron, o siquiera empezaron, carreras universitarias; o personas que, a pesar de ser relativamente exitosas en su profesión han decidido abandonarla por completo emprendiendo en sectores diferentes y no precisamente a una edad temprana de su carrera profesional.

Ya era sonado aquello de “la mayoría de trabajos que existen serán realizados por máquinas el día de mañana” y no poco acertado, pero no se planteó con la misma contundencia el hecho de que “no existe hoy una gran parte de las profesiones que existirán el día de mañana”. Y es que en la última década se han incrementado el número de profesiones de manera exponencial desarrollando puestos de trabajo que antes ni se imaginaban, y se prevé que esta tendencia continúe de forma masiva de aquí en adelante.

El progreso en general sigue una tendencia acelerada y nos ha demostrado que hoy en día una formación de 4-6 años no nos prepara para el conocimiento de otros 30-40, la información y el conocimiento aumenta pero, como individuos, la inteligencia es relativamente constante.Algunos visionarios ya vislumbraron de alguna forma el hecho de que el éxito académico no se relacionaba directamente con lo que concebimos como éxito personal  y profesional. Entre ellos hoy destacamos al doctor Howard Gardner, quien desarrolló la “Teoría de las Inteligencias Múltiples”.

8 Áreas del desarrollo personal elemental

“Podemos ignorar las diferencias y suponer que todas nuestra mentes son similares. O podemos aprovechar esas diferencias”

Howard Garner

Teoría de las inteligencias múltiples

Algo que todos sabemos, aunque no le pongamos nombre, es el hecho de que algunas personas tienen capacidades superiores en una materia mientras que muestran ciertos déficits, o al menos un nivel menor de competencia en otras (el compañero que calculaba de cabeza en matemáticas sin estudiar, la vecina que sabe 7 idiomas con apenas 18 años, la que se le dan bien todos los deportes, el que dibuja un paisaje y este parece más real que el verdadero,…).El señor Gardner también percibió esto  además del hecho de que el éxito académico, cuantificado por una nota numérica, no expresaba realmente esta realidad latente.Así, como psicólogo, profesor e investigador en Harvard desarrolló su teoría, que divide el potencial humano en 8 tipos de inteligencia:

 

Inteligencia lingüística

Relacionada con la expresión oral, escrita y/o gestual, así como con la facilidad en la comunicación tanto emitiendo como recibiendo el mensaje en cualquiera de sus formas.

 

Inteligencia lógico-matemática

El cálculo, la facilidad de manejo de números o la aplicación de lógica racional en diferentes contextos son elementos potenciados en este tipo de inteligencia.

 

Inteligencia visual-espacial

Destaca en ella las perspectivas que el sujeto adquiere para captar imágenes y representarlas mentalmente, potenciado por la habilidad de expresarlas de forma visual.

 

Inteligencia musical

Esta inteligencia es latente en aquellas personas que tienen la capacidad de entender, replicar o crear ritmos sonoros de diferentes formas.

 

Inteligencia corporal-cinestésica

El dominio del cuerpo también es una habilidad que se puede calibrar, la coordinación entre diferentes segmentos y sistemas corporales para la realización de un movimiento de forma eficaz y eficiente requiere a su vez de una actividad mental precisa.

 

Inteligencia intrapersonal

Aunque es fácil caer en la tentación de creer conocerse a uno mismo sin duda hay personas con una facilidad innata para entenderse a nivel emocional y de pensamiento, permitiéndoles conceptualizar y regular todos estos aspectos internos de manera más sencilla.

 
 

Inteligencia interpersonal

La capacidad de relacionarse con el resto de seres humanos, entenderlos, compartir pensamientos de forma efectiva y crear vínculos sociales es sin duda una cualidad destacable en algunas personas.

 

Inteligencia naturalista

Esta última inteligencia fué añadida con retraso y no se incluía en la primera obra de Gardner, no por ello se debe desprestigiar. Hace referencia a la capacidad del ser humano de relacionarse y entender el entorno natural aprovechando los recursos de la naturaleza a su favor.

Cabe destacar que esta teoría no es única ni excluyente pero entendemos que representa de forma más fidedigna el concepto de inteligencia, si lo valoramos desde la perspectiva de ser capaz de aprovechar los recursos energéticos en producir o contribuir al mundo con nuestra mente, tal y como se promueve desde Potencial Humano.

Aclarar, a su vez, tras la introducción de la entrada, que no pretende instar a no estudiar una carrera universitaria, sino a conocer y entender diferentes posibilidades en base al verdadero potencial inherente en uno mismo y usarlo a nuestro favor, en lugar continuar una tendencia o corriente que, como vemos, cada vez se acelera y muestra más curvas.

¿Cómo usar esto a nuestro favor?

De nuevo entendiendo el comportamiento del ser humano podemos aprovechar este conocimiento para desarrollar nuestro propio entrenamiento mental mejorando nuestra aportación para con nosotros mismo y el resto del mundo. En busca del desarrollo de nuestro máximo potencial y, bajo el amparo de esta teoría, observamos dos enfoques: un enfoque regulador y otro potenciador.

Enfoque regulador

Bajo este enfoque una persona que ostenta un gran potencial en una de las inteligencias (o unas pocas) nombradas entrenaría las otras con más ahínco para conseguir un equilibrio entre ambas, alcanzando un estado aceptable en las 8 y con ello un margen de adaptabilidad al mundo alto.

 
 

Enfoque potenciador

Consiste en basar los esfuerzos en magnificar las cualidades ya destacadas de forma innata, pudiendo ofrecer al mundo la mejor aportación posible en algo muy concreto. Este enfoque reduciría el margen de adaptabilidad pero se aproximaría al ideal esperado en un ámbito determinado.

 

 
 

Conclusión

El potencial humano es sin duda reseñable y no se limita a un ámbito concreto. En esta propuesta Howard Gardner destaca 8 direcciones en las que uno podría desarrollarse, sin ser excluyentes unas con otras.Optar por desarrollarse personal, física o mentalmente es siempre una opción de alto retorno; gracias a las inteligencias múltiples podemos clasificar, sistematizar y clarificar nuestros objetivos, reduciéndose a hábitos en nuestra vida diaria.Como siempre las herramientas y hábitos de vida saludables mostrados en este canal ayudan de manera transversal al desempeño de este tipo de objetivos permitiendo concentrar la máxima energía, que luego se distribuirá en aquello que uno elija.Utilizando el símil de un arquero, el conocimiento de nuestra inteligencia nos facilita establecer la/las diana/s; mejorar nuestra salud aumenta las flechas a nuestra disposición.

Más a explorar

Estructura

Entrenamiento de fuerza… El mejor medicamento

Más allá de cuerpos esbeltos, hierros, espejos, bronceados y testosterona perceptible para los sentidos el entrenamiento de fuerza actualmente se constituye como una sabia opción de mantenimiento o incremento de

Ir al contenido